Translate

lunes, 12 de mayo de 2014

Destinos Desconocidos: El Tranco + Parque Natural de Cazorla + La Iruela

DESTINOS DESCONOCIDOS I

Hoy estrenamos una nueva y majestuosa sección en Memorias del soñador. Una de esas secciones que te lleva a imaginar y a viajar, que te aleja durante un tiempo de tu mesa de pintura y tu manual de rol para llevarte a un mundo más allá de lo imaginable: el mundo real.


Eso es lo que busca esta sección, dar a conocer aquellos lugares que te pueden transmitir algo o inspirar para alguna de tus partidas de rol. No podemos perder el punto friki del blog aún a la hora de mostraros apartados turísticos más o menos conocidos.

Y como siempre barro un poco para casa esta primera entrada está dedicada a algunos de los lugares más emblemáticos del Parque natural de Cazorla, Segura y las Villas. Situado al Este y Nordeste de la provincia de Jaén (Andalucía-España) está formado por 214.00 Hectáreas de espacio protegido, lo que lo convierte en el Parque Natural más grande de España (y segundo de Europa).



1. EL TRANCO DE BEAS

Entrando al parque natural de Cazorla por la carretera de Villanueva del Arzobispo lo que más nos llamará la atención, a parte de las sinuosas curvas y escarpados precipicios sobre el río Guadalquivir será el Pantano del Tranco de Beas


Comenzado a construir en el año 1929 y terminado en 1944 con una capacidad máxima de 498 hm3 acoge en su interior su propia central eléctrica.


Se coloca prácticamente en el centro del parque, dividiendolo en dos zonas. Un semáforo sobre su superficie regula el tráfico desde ambos lados de la gigantesca construcción. Conocida zona de paso alberga varios restaurantes en su lado más ancho, son tres de los cuales. 

En mi último viaje visité uno que acababan de reabrir, su nombre es Cafe Bar Casa Nagariz o Bar Guadalquivir. Amabilidad y buena comida en un enclave perfecto, una terrazita preciosa desde la que observar el pantano y mantener tu coche bajo vigilancia, al tiempo que disfrutas de la ligera brisa primaveral.


Y con esto dejamos atrás el pantano mientras la gente disfruta de las vistas que deja la presa practicamente al 100% de su capacidad. Buenas lluvias las de estos dos últimos años que nos permiten observarla como nunca antes.

2. PARQUE NATURAL DE CAZORLA, SEGURA Y LAS VILLAS

Atravesamos la presa y ponemos rumbo a Cazorla, para lo que será necesario atravesar todo el parque natural. Paralelos al pantano recorreremos una sinuosa carretera que no se ampliará hasta el centro de interpretación de Coto Ríos. Esto no debe de ser problema porque nos deja algunas de las vistas más famosas del emblemático parque.


La isla donde se alza el imponente e inviolable Castillo de Bujaraiza, antiguo dominante del valle que ahora se extiende bajo las aguas. Cuando estas se encuentran en su punto más bajo es posible llegar hasta él a través de peligrosas sendas en el cenagal del fondo del pantano. Del mismo modo las anteriores construcciones bajo las aguas solo son visibles en periodos de mayor sequía.

Preciosas vistas que nos hacen recordar épocas pasadas o quizás algún que otro rol futuro. El tiempo lo dirá y sabrá si os inspiran lo mismo que a un servidor (Que ha visto la isla en todas las fases del pantano).

Dejando atrás el castillo y su antigua población sumergida podemos descansar en alguna de las sendas que ofrece o tomar un tiempo refrescándonos bajo algunos árboles en sus zonas de descanso. También se ofrecen gran cantidad de sendas para aquellos caminantes deseosos de practicar senderismo, ojo con valorar el nivel de dificultad de una senda y la preparación física personal.


Finalmente y continuando nuestro camino nos aproximamos al último destino del que hablaremos hoy. Como no deja de ser una entrada algo friki os dejaré algo que puede inspirar una de las mejores partidas de rol, o de los mejores entornos para modelismo.

La antigua central eléctrica situada más allá de Arroyo Frío. Una de esas construcciones hoy abandonadas que narran lo que otrora fue un país de cultura totalmente opuesta. Hoy abandonada a su suerte y a la de todos aquellos que la observan.


3. LA IRUELA

La Iruela es uno de esos pequeños pueblecitos que uno pasa por alto. Ubicada al borde del parque natural cuando la carretera inicia su descenso hacia tierras menos escarpadas se trata de un lugar de paso para visitantes cansados de paseos por cumbres más elevadas. 

La Iruela tiene algo que llama la atención del visitante pero que por hallarse tan lejos del centro del parque pasa desapercibido para la gran mayoría. Su castillo recibe la mirada de todos los que por allí pasan, que confundiéndolo con ruínas escarpadas piensan que su acceso es imposible o aburrido, cuán equivocados estábamos.

Atravesamos su puerta campanario, vestigio de otras épocas ya olvidadas y mezcla de diferentes estilos y utilidades. Nos atiende una joven trabajadora del ayuntamiento que nos explica que suelen cobrar la irrisoria cantidad de 1€ por persona (muy merecido) por visitar las ruínas y que si tenemos alguna duda histórica no dudemos en preguntarle. Curiosidades que os contaré a lo largo de nuestro recorrido.


Encaramado en la cumbre más alta de los alrededores dominaba todo el valle impidiendo el asedio gracias a su escarpada cima. Se dice que su base se encuentra recorrida por decenas de túneles que desembocan en tierras más baja y servían de escondite, vía de escape o simplemente un medio útil para descender al valle sin salir del recinto fortificado.


Construído en el periodo de ocupación árabe su torre del homenaje fue levantada tras la reconquista por los encargados de custodiar la zona. Constituye un paso estratégico entre el parque natural y las zonas más bajas siendo un lugar de rico señorío y tragedias templarias durante muchos siglos.


Es posible acceder a la torre del homenaje a través de una escaleras de gran pendiente pero de vistas muy lucrativas una vez se encuentra uno en el exterior. Dentro del recinto se encuentran también las ruínas de la Iglesia de Santo Domingo con más de 400 años de antiguedad y que fueron utilizadas para el enterramiento de los habitantes y víctimas de la guerra hasta los años 50.


Encontramos también un precioso anfiteatro construído en la década de los ochenta con el objetivo de albergar diversos espectáculos durante las festividades de la población. Se convierte en el encuadre perfecto para fotografías de diversa índole, imaginaos a un par de gladiadores luchando en la arena de un pequeño anfiteatro ante la mirada impertérrita de espectadores exigentes.


Y con esto terminamos más o menos la visita y empezamos nuestro descenso hacia una ciudad de la que hablaré en otra ocasión. No puedo despedirme sin animaros a pasar por todos estos lugares y dar vuestra propia opinión.

Espero que os haya gustado esta entrada y que la nueva sección se convierta en algo duradero en Memorias del Soñador.


Aunque te alejes del hogar siempre lo llevarás en el corazón
Darkpasionsplay

2 comentarios :

  1. Habia lugares que no conocía y de los que tomo nota! Buen post! ;)

    ResponderEliminar